“Tú me quieres blanca”: Poesía y feminismo en América Latina

Por Silvina Fernandez

31ab890b7491db134a88db72367fdcb6

El feminismo -y las personas que lo encarnamos, cotidiana y continuamente nos hacemos un lugar en la disputa de significados culturales que atraviesan la vida social. En esta tarea lxs poetas hacemos nuestra parte en el mundo de la literatura. Actualmente somos cada vez más las mujeres, lesbianas, gays, travestis, trans y queers que, a través de nuestros textos, cuestionamos el orden heteronormal, machista y patriarcal hegemónico. Esto tiene, por detrás, una historia que encuadra y da sentido nuestras producciones actuales.

En este texto pretendo abordar muy brevemente un panorama histórico de la poesía feminista en América Latina. Me remito a América Latina y no a otra de dimensión espacial, pues considero que la vinculación entre poesía y feminismo en latinoamerica se articula con los fenómenos socio-históricos que atravesaron esta parte del continente y la diferencian de otras localias, imprimiendo en ello un carácter político particular.

Dentro de la literatura latinoamericana en general y de la poesía en particular, pueden encontrarse desde larga data elementos que revelan la influencia del feminismo y a la vez su co-construcción a través el discurso poético. En este proceso pueden analizarse algunos rasgos singulares asociados a la diversidad cultural, la multiplicidad étnica y los procesos de racialización y exterminio que han atravesado el continente como parte de la colonialidad. Estos elementos constituyen y se imprimen en la estética de la poesía feminista en Latinoamérica. Mucho más cercanamente en el tiempo, aunque no por ello menos colonial, los golpes de Estado y las dictaduras que azotaron a la mayoría de los países han marcado con los signos de la censura y la prohibición las estéticas poéticas. Muchas mujeres son, las que en este gran marco histórico, escribieron y actuaron en la escena política dejando la marca de su tiempo, aproximándose con distintos grados de intencionalidad a las premisas feministas.

Desde Sor Juana Inés de la Cruz (1651-1695) y su escritura confesional marcada por la experiencia colonial, puede reconstruirse la historia de las poetas que escriben conscientemente desde su lugar como mujeres. Pero es recién a partir de la primera generación poética del siglo XX que algunas mujeres son incorporadas al canon imperante pese al tono de denuncia y protesta de sus escritos: Gabriela Mistral (1889-1957), Delmira Agustini (1886-1914), Alfonsina Storni (1892-1938) y Juana de Ibarbourou (1895-1979). Aunque el feminismo como tal aun no llegaba a América Latina, ellas hicieron lugar a la escritura en primera persona, a la textualización del cuerpo, al uso de la ironía y el humor para discutir los cánones hegemónicos sobre el ser mujer, y son las destacadas precursoras de la poesía posterior, marcadamente feminista. Si he titulado a este breve panorama Tú me quieres blanca es justamente por los significados atribuidos a este texto de Alfonsina Storni, que discute con la imagen de pureza pretendida en las mujeres y a la vez, podríamos aventurar, con toda la moralidad atribuida a la blanquitud colonialista. Los últimos versos de este poema desafían a quien pretende esa blancura, y con ello al poder que ampara la pretensión. A la vez pone en escena la experiencia vivida desde un cuerpo de mujer:

(…)

Huye hacia los bosques,

Vete a la montaña;

Límpiate la boca;

Vive en las cabañas;

Toca con las manos

La tierra mojada;

Alimenta el cuerpo

Con raíz amarga;

Bebe de las rocas;

Duerme sobre escarcha;

Renueva tejidos

Con salitre y agua;

Habla con los pájaros

Y lévate al alba.

Y cuando las carnes

Te sean tornadas,

Y cuando hayas puesto

En ellas el alma

Que por las alcobas

Se quedó enredada,

Entonces, buen hombre,

Preténdeme blanca,

Preténdeme nívea,

Preténdeme casta.

La influencia de estas poetas abre lugar al auge de la literatura feminista en Latinoamérica, que comienza a afianzarse a mediados de siglo XX. Entre las poetas más destacadas podemos mencionar desde Argentina a Silvina Ocampo (1903-1993), a Magda Portal (1900-1989) desde Perú, o a la poeta guatemalteca y guerrillera Alaíde Foppa (1914-1980) desaparecida tras ser secuestrada por el Servicio Secreto de su país. Rasgos de la escritura feminista de este tiempo puede encontrarse en el siguiente poema de Alaide, en el que además de la experiencia del destierro, cuestiona el amor romántico, la idea de amor como “puerto seguro” o lugar de arraigo para las mujeres.

Mi vida

es un destierro sin retorno.

No tuvo casa

mi errante infancia perdida,

no tiene tierra

mi destierro.

Mi vida navegó

en nave de nostalgia.

Viví a orillas del mar

mirando el horizonte:

hacia mi casa ignorada

pensaba zarpar un día,

y el presentido viaje

me dejó en otro puerto de partida.

¿Es el amor, acaso,

mi última rada?

Oh brazos que me hicieron prisionera,

sin darme abrigo…

También del cruel abrazo

quise escaparme.

Oh huyentes brazos,

que en vano buscaron mis manos…

Incesante fuga

y anhelo incesante

el amor no es puerto seguro.

Ya no hay tierra prometida

para mi esperanza.

La peruana Magda Portal articula en el poema Liberación su condición de mujer y activista política:

Un día seré libre, aún más libre que el viento,

será claro mi canto de audaz liberación

y hasta me habré librado de este remordimiento

secreto que me hunde su astilla al corazón.

Un día seré libre con los brazos abiertos,

con los ojos abiertos y limpios frente al sol,

el Miedo y el Recuerdo no estarán encubiertos

y agazapados para desgarrarme mejor.

Un día seré libre . . . Seré libre presiento,

con una gran sonrisa a flor de corazón,

con una gran sonrisa como no tengo hoy.

Y ya no habrá la sombra de mi remordimiento,

el cobarde silencio que merma mi Emoción.

Un día habré logrado la verdad de mi Yo!

Pocos años después podemos incluir, entre aquellas poetas consagradas, a las mexicanas Rosario Castellanos (1925 -1978) y Elena Poniatowska (1932), a las argentinas Alejandra Pizarnik (1936-1972), Griselda Gambaro (1928), Amelia Biagioni (1916-2000), Olga Orozco (1920-1999), a las uruguayas Ida Vitale (1923), Idea Vilariño (1920-2009) y la peruana Blanca Varela (1926-2009). Las escritoras de esta generación son las precursoras directas de una literatura que, tanto por la temática como por el discurso, se pueden ser consideradas como feministas. El cuestionamiento a un mundo que pretende ser regido por varones, la inadaptación a esa sociedad y sus valores, la expresión contra la maternidad como único destino, son algunas de las ideas que pueden leerse en los poemas de estas mujeres. El erotismo es otro de los elementos que permite deconstruir la idea dominante de corporalidad femenina, a través del posicionamiento como sujetas deseantes. En este sentido el poema Después de Idea Vilariño permite visibilizar esta construcción:

Es otra

acaso es otra

la que va recobrando

su pelo su vestido su manera

la que ahora retoma

su vertical

su peso

y después de sesiones lujuriosas y tiernas

se sale por la puerta entera y pura

y no busca saber

no necesita

y no quiere saber

nada de nadie.

Muy cerca de esta generación de mujeres pueden también mencionarse a las argentinas Juana Bignozzi (1937-2015), Luisa Futoransky (1939) y María Elena Walsh (1930-2011), contemporáneas de poetas actuales tales como la uruguaya Cristina Peri Rossi (1950), Irene Gruss (1950), Diana Bellessi (1946), Mirta Rosenberg (1951), entre las más reconocidas. Por su tiempo histórico estas son poetas cuya experiencia estética también está atravesada por las dictaduras militares y, en algunos casos, por el activismo político. María Elena Walsh es un ejemplo de escritura desde esta doble adscripción. Juana Bignozzi también incorpora, en algún sentido, este marco de experiencias, como se refleja en los poemas El Sujeto de la izquierda y Esperé ser la anfitriona:


 

 

 

 

El sujeto de la izquierda

educada para ser

la magnífica militante de base de un partido

que por no leer la historia de mi país

se ha convertido en polvo no enamorado sino muerto

preparada para una eterna carrera de fondo

tengo ante los ojos una pared impenetrable

detrás de la cual sólo hay

otros 50 años de trabajo y espera

Esperé ser la anfitriona elemental…

Esperé ser la anfitriona elemental

de una estructura no corrompida

ofrecer entregas y apuestas

abandonar mi ciudad sin la sombra de la sal

ni de su adiós y memoria viva

ahora soy dueña de un sistema de condenas y salvaciones

de aceptaciones y rechazos

de una lista de buenos trabajos

de un lejano sabor a vida

de una única forma de limpiarme

en soledad

Sin pretender caer en generalizaciones, hasta aquí he señalado algunos elementos desde los que puede sostenerse una vinculación entre la construcción de la(s) poesía(s) feminista(s) latinoamericana (nunca total, ni mucho menos homogénea) con procesos histórico sociales locales, que imprimen algunos rasgos particulares al fenómeno. Desde ya que no todas las poetas aquí señaladas se identificaron claramente como feministas, ni todas fueron activistas políticas en su tiempo. Sin embargo, al considerar como político todo aquello que implica relaciones de poder, la disputa que lleva adelante el feminismo vuelve claramente política la escritura de estas mujeres. Y ha sido esta construcción la que nos permite actualmente a lxs jóvenes poetas incluir más libremente temáticas problematizadas por el feminismo, antes denostadas.

Silvina Fernández: Nació en Río Negro, en 1985. Es docente e investigadora. Textos suyos han sido publicados en las antologías El Rayo Verde 2015 y 2016 (Viajero Insomne Ed.), Nunca seré poesía, obra poética de Ricky Espinosa (Ed. Milena Caserola), la Juntada APOA (2016), y en el fanzine “Ni groupies, ni musas. Libres y creadoras”. Coordina y edita junto a sus compañerxs de La Hiedra Crece el fanzine Hiedra Zine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s